El éxito es un viaje, no un destino.

Un poco de historia.

Nací una tarde cualquiera de enero en los gloriosos 90. Me llamo Mauricio Vuljevas, y en la actualidad soy Creativo Digital.

Tuve el privilegio de criarme en una familia peculiar, donde todos son locos, y artistas.
Un hogar simple, pero donde brillaba la excelencia y el buen gusto en cada proyecto, y un espíritu de constante desarrollo.

No tardé en darme cuenta qué, el pincel, la escritura, o la expresión plástica que mi padre y mi hermano explotaban a diario no era precisamente mi camino.

Sin embargo, todo esto me nutrió y, de algún modo la creatividad se abrió camino y logré canalizarla en algo que hoy, más que un trabajo, es una filosofía de vida.

Soy exigente, quizás demasiado. Y un anarquista ante los estándares y conceptos regulares, y es por eso que prefiero no hablar de títulos, porque es algo que cualquiera puede conseguir.

Los tengo guardados como pequeños recordatorios de mí recorrido, y me enfoco en lo genuino. En eso que no se puede negociar en ninguna academia.

Y más que destacar por diplomas colgados en una pared, prefiero lucirme en el campo de batalla: Que mi trabajo hable por mí, y no al revés.

Por supuesto que vivir congruentemente con esta filosofía me ha regalado admiración de algunos, y el odio de unos cuantos. A eso estamos expuestos los que pensamos diferente.

Las madrugadas de mi adolescencia fueron mis cómplices en una larga trayectoria invisible al mundo. Me sumergí en el fascinante mundo del diseño en los albores de 2007 en el curso de Taller de informática, cuando Flash era de Macromedia y lideraba el mercado, esto era lógico, dado que todo lo demás, estaba enfocado a resoluciones bajas (1024 x 768).
Así que tener un celular era como tener un satélite intergaláctico en el hogar.

Programando en Flash y con Action Script, en aquellos días, sentí que estaba haciendo las cosas realmente bien.

Con todo, mi esperanza se marchito poco después, junto con la caída de Flash y la conspiración del gigante corporativo Apple para acabar con esta plataforma, entre otras cuestiones, por los problemas de seguridad que implicaba.

Me encontraba en una encrucijada, abandonar el mundo web tal como lo conocía en ese momento, o aprender por mí mismo a caminar de nuevo con las nuevas tecnologías: El interminable derrotero del autodidacta.

Mi espíritu de emprendedor, claramente me llevó a ejecutar la segunda opción, forjar mi propio camino, sin recursos económicos y a pulmón.

Nunca voy a olvidar mis años en esa cueva. Mi habitación, llena de posters de Need for Speed entre otros detalles decorativos motivacionales como Transformes y Max-Steel. Cosas que de un modo u otro me recordaban quien era, y hacia donde quería ir.

Como dije, no soy escritor, y se me hace muy difícil sintetizar más de 10 años en tan sólo un par de renglones, pero básicamente, esta es mi historia.

Actualmente, trabajo para una empresa de Marketing de Performance enfocada al comercio electrónico, siendo el líder más joven y audaz del sector de Producción.

Tengo, además, el honor de formar parte del equipo de liderazgo de una de las empresas más grandes de Uruguay y Sudamérica, trabajando de lo que amo: diseño gráfico, web y contenido digital.
Como dijo Steve: La única manera de hacer un trabajo genial, es amar lo que haces.

137
Proyectos

Completados

+10 años contaminando la web…
y el mundo con creaciones extrañas.